• Ejecutar una solera de mortero de cemento sobre la impermeabilización existente de 3 cm mínimo. En el caso de no existir impermeabilización, realizaremos una solera de 7 a 10 cm sobre el hormigón ( En ambos casos si el material está colocado en el exterior y recoge aguas, la pendiente mínima será del 1%).
  • IMPORTANTE: La instalación en zonas húmedas, con presencia constante de agua, debe asegurar el aislamiento del solado mediante su impermeabilización para favorecer la durabilidad de la construcción.
  • Sobre la solera anterior, se extenderá una capa de mortero cola Gresmanc o similar tipo C2TE S1 flexible, con una llana dentada de 6 ó 8 mm, colocando paños no superiores a 1m2.
  • Las piezas se colocarán presionándolas hasta obtener un total aplastamiento y correcta adherencia, (TODO EL PAVIMENTO EN EL MISMO SENTIDO DE LAS RANURAS POSTERIORES DE LA PIEZA), siempre respetando las juntas en la colocación de piezas (6 mm a 10 mm), las juntas de dilatación en el solado (Cada 4 ml o cada 16 m2), juntas perimetrales y estructurales.
  • Una vez colocado todo el pavimento pasaremos a él rellenado de las juntas con un material de rejuntado Gresmanc de junta ancha o similar tipo CG2 S1 impermeable y flexible, NUNCA MORTERO, hasta obtener un relleno completo de la junta. Las juntas perimetrales, estructurales y de dilatación del propio solado se tratarán con material flexible impermeable, (masilla de poliuretano) para que pueda absorber las dilataciones del solado y no cause ninguna rotura en el pavimento.